SEXO, DROGAS Y ROCK N’ ROLL

Image for post
Image for post
“Bebidas en backstage, favor de beberlas en vasos”. Foto tomada por NSK en el festival Sinister Howling V en Speyer, Frankfurt. Alemania 2016.

¿Fiesta?, ¿alcohol?, ¿drogas?, ¿sexo?, ¿vida de rockstar?; bienvenido querido lector a lo que será una revelación después de tantos años creyendo lo que la gente piensa, lo que Hollywood nos vende, y si, incluso lo que ellos mismos proyectan de sí mismos.

Aclarando un poco, y tenga, le serví un Jack, seguro necesitará un poco de whiskey para pasar el trago amargo, si bien el sexo, las drogas y el alcohol es algo que inunda y ahoga las vidas de los artistas –para comenzar de lo general-, no necesariamente todos viven esa vida de glamour, fiestas, y viajes… y yo querido lector le platicaré un poco de lo que me ha tocado vivir.

En mis años dentro de la industria he tenido la oportunidad de conocer a varios músicos, la mayoría dentro del género del Black Metal, y si bien es un ambiente un tanto extremo, muchas veces el ritmo de vida puede ser extenuante, y lo anterior en dos sentidos, desde la fiesta –y sus acompañantes- de forma desmedida hasta rutinas y cuidados de la salud.

La diferencia mi querido lector radica en un punto esencial, la fama; y no es que algunos la tengan o no, simplemente varía la cantidad de fama, y por ende el alcance que la misma conlleva, no es lo mismo una banda o un cantante que va iniciando, a aquel que ya ha despuntado localmente o territorialmente y mejor aún a aquellos que viven en todo el mundo y pertenecen a un avión o un camión.

Usted podrá pensar, pero que vida tan genial, conocen muchos lugares, se la pasan viajando, se van de fiesta todo el día y demás, pero créame no es así, no es como funciona, muchas veces solo conocen el hotel, ya que así como llegan a esa ciudad al otro día temprano viajan al siguiente show; muchas veces su vida se resume a aeropuerto, hotel, soundcheck, backstage, escenario, backstage, hotel y aeropuerto.

Aquellos que van iniciando su carrera artística generalmente son aquellos que tienden a los más grandes vicios, aquellos que después –o incluso antes- de tocar se pierden en sexo, drogas y alcohol, y posiblemente tengan un concierto al día siguiente, pero no más, ahí termina su gira artística y por lo mismo tienen mayor tiempo de recuperación.

Luego existen aquellas bandas que ya tienen una gira artística de mayor longitud, donde pueden tocar en varias ciudades de su país o incluso de otro; pero aun así no viven de tour todo el tiempo y paulatinamente regresan a sus actividades –y trabajos- cotidianos, y de esta forma pueden limpiar un poco su organismo y no sufrir los estragos de una vida llena de excesos.

Finalmente están aquellas bandas que tienen giras internacionales, y que el 80% de su vida la viven no en su casa, ni siquiera en su país de origen, sino que se vuelven ciudadanos del mundo, donde su casa es el avión, el camión o el hotel, ellos querido lector posiblemente asistan a las famosas “after party” al terminar su show, pero la mayoría no bebe –o no en exceso-, no se droga –o no tanto- y procura dormir temprano; usted seguramente está pensando que resulta increíble y hasta cierto punto irónico, ya que al tener mayor fama, por ende todos los excesos están más a su alcance, pero lamento desilusionarlo, ellos cumplen rutinas, ya sea el ejercicio en la mañana, vocalización y buenas horas de sueño; así como una buena alimentación y menos drogas y alcohol para cuidar su salud.

Una vez mostrado el panorama querido lector le platicaré un poco de las experiencias que he tenido, y para fortuna mía me ha tocado de todo un poco; hay bandas que invitan groupies, que inhalan hasta las hormigas, beben botella tras botella y logran –o intentan- dar un show, por ejemplo los noruegos de Carpathian Forest son un caso específico; aún recuerdo cuando conocí a Roger Rasmussen –mejor conocido como Nattefrost- vocalista y líder de la mencionada banda; una noche antes groupies, cocaína y alcohol al por mayor; el resultado de esa noche fue Nattefrost tumbado en el piso de la habitación y los muebles dispersos por el mismo. Al otro día “conecto” todo y la siguió, subió al escenario tambaleándose, y prácticamente perdido; aun así logró dar un buen show –afortunadamente ahí todavía tenía voz-.

Image for post
Image for post
NSK con Nattefrost (Carpathian Forest). México 2008

Otra banda con la cual pude convivir, fueron los suecos de Shining; Niklas Kvarforth –líder y vocalista de la banda- es un individuo con una personalidad bastante interesante e intensa, puede ir de la alegría al enojo de forma instantánea; puede ser cruel y sumamente romántico; sin lugar a dudas como diría un amigo es un “popurrí de contradicciones”; recuerdo que comenzamos con una cena en el hotel, estaban todos los de Shining, así como algunos músicos de Evergrey, hubo un par de cortes –de carne (más adelante entenderá mi aclaración)-, vino tinto –bastante- y buen ambiente, incluso durante la mesa el Sr. Kvarforth le cantó a una amiga parte de “When a Man Loves a Woman”.

Posterior a la cena fuimos a la piscina (el guitarrista de Evergrey me prestó un short para poder meterme a la piscina), y posteriormente al jacuzzi, y lo mismo alcohol y drogas pasaban entre los suecos, de repente el tour manager le comentó a Niklas que había una entrevista agendada y que tenía que hacerla, en ese momento aventó todos los vasos y salió gritando del jacuzzi, dio la entrevista de mala gana y regreso con nosotros. Una vez librado de la entrevista y de la familia –que también eran huéspedes- que finalmente se fue, se puso de pie en el jacuzzi, se quitó el traje de baño y comenzó a bailar, siguió el alcohol las drogas, y al final comenzó a cortarse o auto flagelarse; imaginarán que al hotel no le gustó ver el jacuzzi con agua un tanto roja.

Image for post
Image for post
NSK con Shining y Evergrey. México 2008

Y dejando un poco el caos, le platicaré de alguien que me sorprendió desde la primera vez que lo conocí, fue por allá del 2008 cuando vi por vez primera a Behemoth, y para fortuna mía pude convivir de cerca con estos polacos, particularmente con su líder y vocalista, Adam Nergal Darski; recuerdo que al verlo mi primer pensamiento fue “se ve que es un mamón”, y si, en cierto punto lo era, definitivamente traía otro mood, era arrogante, un tanto creído y su look parecía más como “metrosexual” –aún tenía el cabello largo-, recuerdo que llegando al hotel bajo de la camioneta y lo único que traía en sus manos sus push-up para hacer lagartijas; previo al show y posterior al mismo si hubo alcohol, sin embargo no drogas o al menos no me tocó verlo.

Image for post
Image for post
NSK con Nergal (Behemoth). México 2008.

Años más tarde lo vería nuevamente, y su cambió era notable, su actitud definitivamente más humana y más empático, supongo que mucho influyó los problemas de salud que tuvo y todo lo que le tocó sobrellevar; en esta ocasión que lo vi venía con su novia –ex novia actualmente- y pudimos disfrutar de algunos destinos turísticos de la Ciudad de México; a lo más tomó un par de copas de vino en la cena, agua y eso si mucho plátano.

Image for post
Image for post
NSK con Nergal (Behemoth). México 2016.

Después lo volvería a ver, en esta ocasión en Madrid, me invitó a su concierto junto con Secrets of the Moon y Mgla; después estuvimos conviviendo en el backstage con el resto de Behemoth, y nos tomamos un Jack, brindamos y platicamos, un Nergal totalmente diferente; al final me presentó a su hermano, cuñada y sobrinos que viven en Madrid y pude visualizar a un artista totalmente diferente. En pláticas me comentó que es muy raro que salga de fiesta, o que beba alcohol, ahora se cuida más por su salud en general, pero también por su voz, ya que al tener tantos shows su ritmo es muy demandante.

Image for post
Image for post
NSK con Nergal (Behemoth). España 2016.

En el tiempo que llevo dentro de la música, la escena y su industria, me ha tocado ver prácticamente de todo, escuchar y presenciar escenas que en muchos casos parecerían surrealistas; sexo, drogas, alcohol, fuego, huesos –de animales y humanos- y sangre, mucha sangre; puede parecer un tanto complicado ver entre líneas a todos estos músicos, sus manías, miedos, alegrías, obsesiones y adicciones, sin embargo puedo asegurarle querido lector que una vida con este ritmo no es para cualquiera, y realmente se necesita vocación.

Como podrá ver querido lector, la música es un lugar peligroso, los excesos están a la vuelta de la esquina, sin embargo no todos deciden tomar ese camino, unos por convicción, otros por salud, al final no todo es sexo, drogas y rock n’ roll.

Image for post
Image for post
Parte de la escenografía de Cult Of Fire. Foto tomada por NSK en el festival Ad Mortem Festinamus en Barcelona, España. 2016.

NSK

“The party’s just begun, we’ll let you in; you drive us wild, we’ll drive you crazy” — de la canción “Rock and Roll All Nite” de KISS

Written by

Bienvenidos Howllers a este espacio dedicado a compartir libros, películas y música. https://youtube.com/channel/UCW1pbb1juB-q9YeXucTOFjA

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store