TÚ Y TÚ MALDITA SUERTE… MMM YO SÓLO SOY UN HOMBRE ORDINARIO

By Gabriel Gutierrez (NSK)

Image for post
Image for post
Ozzy tatuajes “permanentes”

Buenas noches querido lector, adelante, tome asiento, hoy no me encuentro en el mood para un intercambio mayor de frases y preguntas vacías, en las cuales por cortesía le preguntaría “¿cómo está?”, cuando ambos sabemos que no me interesa en absoluto el cómo hayan estado usted y su amigo extranjero.

Como usted sabrá la suerte y la música siempre han sido unos buenos aliados en mi vida, y así como un amigo siempre me comenta “tú y tú maldita suerte” y es que es real, el pasado 6 de febrero se púbico en las redes sociales de Ozzy Osbourne sobre un evento para el 20 de febrero donde podrías escuchar su nuevo álbum un día antes de su lanzamiento oficial y podrías hacerte un tatuaje de diseño exclusivo referente al Príncipe de las Tinieblas.

Así como lo supone mi querido lector, con escasos dos minutos de que la publicación viera la luz y apareciera en mi feed me di a la tarea de entrar al link y registrarme; de forma casi inmediata recibí la confirmación, por un momento pensé en “bueno, ya me llegó la confirmación, pero eso no garantiza nada”, sin embargo, platicando con mi amigo “el niño sin suerte”, el me comentó que también se había registrado pero que no había recibido correo de confirmación, fue ahí cuando los pasos de mi maldita suerte comenzaron a resonar a lo lejos.

El correo de confirmación mencionaba que para el 17 de febrero se anunciarían los horarios y mayores detalles; debo confesar querido lector que las expectativas para acudir a este evento no eran altas, honestamente suponía un cupo limitado o en su defecto, algún horario tipo de “la fila se comenzará a formar a las 15 horas y el evento iniciará a las 21 horas…”, y pues ve y fórmate y por ende aviéntate medio día ahí de pie; eso sí, sin considerar a los desventurados godinez y sus responsabilidades laborales como es el caso de su servidor.

Llegó el 17 de febrero y de su mano un correo, en el cual se mencionaba que si querías asistir enviarás un correo y confirmarás tu asistencia; y si señoras y señores, así como llego el correo, así envié mi correo de confirmación de asistencia; y cabe mencionar que en ese dicho correo no mencionaban mayores detalles, lo cual hacía crecer el misterio del evento y como el azar jugaría un papel significativo en mi asistencia.

El 18 de febrero sin esperarlo recibí aquel correo que coronaría y pondría fin a cualquier duda o misterio; mediante el mismo me estaban comunicando que había sido uno de los 17 seleccionados en todo México para asistir al evento, y no sólo poder escuchar el nuevo álbum de Ozzy, sino que también podría hacerme un tatuaje (uno de los 17 diseños exclusivos) de Ozzy completamente gratis (si ya saben, esa palabra mágica que hipnotiza a cualquiera).

Sin darme cuenta, mi maldita suerte ya estaba sentada a mi lado, y si querido lector, en ese momento me sentí más que feliz, acto inmediato contesté el correo para agradecer, confirmar y “cerrar” la invitación al evento; y es que no era cualquier evento, era la posibilidad de escuchar antes de su lanzamiento oficial el nuevo álbum de Ozzy, después de 10 años de ausencia con “Scream”; era tener un tatuaje alusivo a Ozzy, uno de mis principales iconos musicales desde los 10 años, y dicho tatuaje haría perfecta combinación junto con mi tatuaje de Black Sabbath, el cual también me gané en su último concierto, en Birmingham 2017.

El “Día-D” llegó, jueves 20 de febrero, después de planear la logística con la familia, y apurar mis labores jurídicas del día a día me encaminé al lugar donde se llevaría a cabo el evento “Not A Gallery”, como lo dice el nombre (bueno lo dice y no lo dice), es una galería donde presentan diversas vertientes del arte, ya sea pintura, escultura, fotografía y como plus tienen un estudio de tatuajes.

Al llegar a la zona donde sería el evento el primer inconveniente fue la parte de encontrar estacionamiento, los pocos estacionamientos públicos cerraban muy temprano, o en su defecto se encontraban un poco lejos y por la zona caminar de noche no era como una opción, derivado de lo anterior, dejar el auto en la calle tampoco era algo viable; por lo cual aprovechando mi vestimenta de ese día, pantalón de vestir y camisa, ambas de color negro (si ya se querido lector todo “darksss”), y teniendo a la funeraria “J. García López” enfrente, decidí aprovechar la situación, y me estacioné ahí, mi look quedaba ad hoc al lugar (de paso agradezco a la funeraria por su amable hospitalidad –en sentido estricto y no amplio por favor-).

Una vez en la puerta de “Not A Gallery”, toqué y lo primero que me preguntaron es que si tenía reservación, di mi nombre y fui bienvenido, y entonces la magia comenzó, debo confesar que si bien en mi mente había imaginado un evento muy diferente (seguramente algo así como uno de los tours de Ozzy con Mötley Crüe en los 80’s; Jack Daniels hasta que te saliera por los poros, líneas de hormigas por doquier, etc.), pero bueno hubo bebidas, sodas, agua, botana y de música de fondo puro Ozzy y Black Sabbath.

El gerente de “Not A Gallery” se acercó y me mostro los diseños disponibles, ya que como lo mencioné anteriormente, sólo había 17 diseños exclusivos, uno para cada uno de los invitados; una vez que seleccioné el diseño que quería, me comentó que debería esperar 1 hora en lo que la tatuadora se desocupaba; durante ese tiempo estuve platicando con otros ganadores y los representantes de Sony Music, y también me hicieron una entrevista y el tiempo voló.

Llegado el momento, pasé con la tatuadora que se encargaría de hacerme el diseño, una vez acordado el lugar y la posición del tatuaje me colocaron los audífonos y la magia entro a mi cabeza; mientras la aguja perforaba mi piel, y la sangre del diablo impregnaba mi pared de baño público, la voz del príncipe de las tinieblas comenzaba a retumbar en mi cabeza, y así comenzaba a escuchar el 17 álbum de Ozzy Osbourne “Ordinary Man”.

“Ordinary Man” es un álbum hasta cierto punto bastante simple en composición, podríamos considerarlo como un closure de la carrera musical de Ozzy; ya que toma elementos (relativos a la composición de todos sus trabajos), podemos encontrar riffs de los primeros años de Black Sabbath, particularmente de la canción “Children of the Grave” en la canción “Under the Graveyard”.

Canciones como “All My Life” u“Ordinary Man” nos permiten tener ese acercamiento más personal, con una composición mucho más armónica y con ese coqueteo evidente con la balada rock, muy al estilo de “Changes”, “Mama I’m Coming Home” o –relativamente- más reciente “Dreamer”.

Image for post
Image for post
Ozzy Osbourne — “Ordinary Man” — Vinilo

En esta ocasión Ozzy no contó con el apoyo de Zakk Wylde, pero supo aprovechar y -supongo que después de 10 años- planear a la perfección este álbum, contando con diversos músicos invitados, entre los cuales querido lector se encuentran: Duff McKagan (bajista de Guns N’ Roses), Chad Smith (baterista de Red Hot Chili Peppers), Slash (guitarrista de Guns N’ Roses), Sir Elton John, Tom Morello (guitarrista de Audioslave y Rage Against The Machine), Post Malone y Travis Scott (los dos anteriores, raperos, y hasta hace 5 días desconocidos para su servidor).

En resumen el álbum es bueno, en una línea muy semejante a lo que Ozzy dejó hace 10 años, e incluso uno puede encontrar ciertas similitudes con el último trabajo de estudio de Black Sabbath, “13”. “Ordinary Man” es un álbum de rock clásico, muy amable al oído general, fácil de digerir, con muchas canciones y sus respectivos riffs catchy y que sin duda alguna se posicionarán durante los siguientes meses como singles en las principales listas a nivel mundial.

Los últimos retoques a mi tatuaje se estaban perfeccionando y al disco aún le faltaban unas 4 canciones; las cuales terminé de escuchar en una banca justo en medio de la galería; el álbum me remontó a mis 10 años cuando adquirí “Blizzard of Ozz” o “Tribute”, así como la emoción que sentí al comprar en mi Mixup predilecto “Down To Earth” recién salidito del horno allá por el 2001.

Cuando la última canción “Take What You Want” (con Post Malone y Travis Scott) -la cual es un bonus para la versión CD o Digital- comenzó todo parecía llegar a un final, más que anunciado, las notas parecían cerrar perfectamente el ciclo; pero de repente estos dos raperos comenzaron a participar y entonces todo el encanto se vino abajo -tanto así que el promotor de Sony Music lo notó-; me retiré momentáneamente los audífonos y le pregunté que si seguía siendo el álbum de Ozzy (ilusamente pensé que se había acabado –muy abruptamente- y que había comenzado otra cosa); pero no querido lector, no fue así, así era la canción, y aunque formalmente no es el closure del álbum, fue el closure para la primera vez que escuché el álbum, y no, no me gustó.

Una vez culminadas los 11 tracks de “Ordinary Man”, el promotor me preguntó sobre que me había parecido el álbum, y le comenté que me había encantado –salvo por la última canción (creo que eso fue bastante evidente)- y que al final había valido la pena “guardarme” para escuchar todo el álbum completo, ya que mi querido lector, debo confesar que desde que se lanzó el primer sencillo en noviembre del 2019 no había escuchado absolutamente nada, literal me estaba guardando, esperando –ansiosamente- a escucharlo completo en vinilo; y vaya que el destino siempre juega de formas inesperadas, ya que acabé escuchándolo en este evento exclusivo, y puede ser que tenga una maldita suerte, o puede ser que sólo soy un hombre ordinario.

Image for post
Image for post
Mi tatuaje de Ozzy.

NSK

“Don’t forget me as the colors fade, when the lights go down, it’s just an empty stage…” de la canción “Ordinary Man”del álbum “Ordinary Man” por Ozzy Osbourne.

Bienvenidos Howllers a este espacio dedicado a compartir libros, películas y música. https://youtube.com/channel/UCW1pbb1juB-q9YeXucTOFjA

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store